TRABAJO

¿Es el club de las 5 de la mañana la solución a nuestros problemas de sueño?

Posted on 3 Minutos de lectura

Los españoles dormimos un promedio de 6.59 horas, cuando lo recomendable para un adulto es descansar diariamente, como mínimo, 8 horas. Además, si comparamos este dato con la media europea descubrimos que los españoles dormimos, por regla general, una hora menos.

¿Por qué dormimos menos que nuestros vecinos los portugueses o los belgas? Una de las principales causas se debe al huso horario que, al no corresponderse con el de Greenwich, retrasa nuestros ritmos de trabajo, comidas, ocio y sueño. Con el devenir de los tiempos, otro factor ha modificado nuestros relojes biológicos, hablamos pues de la tecnología. La luz azul que emiten nuestros teléfonos y ordenadores y, que con frecuencia consumimos justo antes de dormir, está retrasando nuestro sueño.

El 48% de los encuestados en un estudio de Semergen asegura tener problemas para dormir; casi un cuarto de la población no consigue descansar del tirón por la noche y, otro cuarto, afirma que su sueño no es reparador, lo que provoca que la sensación de cansancio se prolongue. El insomnio de inicio es uno de los factores más comunes entre los españoles puesto que vamos a la cama sin haber desconectado de las preocupaciones tanto familiares como profesionales.

El hecho de tener hijos también afecta al sueño ya que los padres duermen como máximo 6 horas diarias. Y sus hijos, si son adolescentes, tan solo descansan entre 5 y 6 horas cuando deberían dormir entre 8,5 y 9,25 para poder rendir en clase. La falta de sueño merma la capacidad de atención y concentración. Los adolescentes intentan compensar esa carencia semanal durmiendo hasta las 12 o 13:00 horas los fines de semana, sin embargo, lo que están haciendo es someter a sus cuerpos a trastornos propios de un trabajo por turnos, hecho que no es nada saludable.

Por otra parte, las mujeres duermen aproximadamente 20 minutos más que los hombres, aunque esta cifra es insuficiente para su recuperación completa debido a la carga mental que produce el multitasking que les lleva a estar en lucha permanente contra el estrés. Y es que las principales causas de estrés entre los españoles son precisamente: el exceso de actividad o falta de tiempo (50,9%) y problemas de sueño (46,25).

Mantener el jet lag de las redes social a raya, luchar contra el estrés laboral crónico y evitar que entre en tu habitación un elefante llamado “adición a los somníferos” para no entrar en caída libre ha llevado a diversos famosos a entrar en el Club de las 5 am.

Tim Cook, actual director ejecutivo de Apple, y Michelle Obama, entre otros, han adoptado esta nueva filosofía de vida descrita en el libro «The 5 am club» del escritor canadiense Robin Sharma.

Esta disciplina se centra en levantarse a las 5 de la mañana todos los días, lo que permite tener horas suficientes para realizar las tareas diarias programadas sin que queden flecos para el día siguiente; permite, además, dormir las 8 horas recomendadas, aumentar la productividad y, sobre todo, decirle adiós al estrés. Vivir en calma es posible, pero ¿estamos dispuestos a formar parte de este club o la disciplina que requiere será relegada para los propósitos del año próximo?

Compartir

Por

Los españoles dormimos una hora menos que el resto de los europeos

Posted on 2 Minutos de lectura

La mitad de los europeos se sienten cansados en su jornada laboral y la situación en España empeora debido a la falta de sueño. Los españoles descansamos una hora menos que el resto de europeos. Este factor agregado al uso de las TIC, ¿nos lleva al estrés crónico?

La luz azul de las pantallas inhibe la segregación de la hormona del sueño lo que sostenido en el tiempo eleva los niveles de estrés. “El entorno nos exige funcionar al máximo mientras que nuestros estados cerebral y emocional están totalmente desgastados”, explica el formador y coach Leandro Fernández Macho.

El uso excesivo de las TIC y, sobre todo, justo antes de dormir conlleva acciones demoledoras para nuestros cuerpos. Levantarse con la sensación de no haber descansado provoca cambios de humor y afrontar la vida negativamente. ¿Podemos hablar ya de tecnoestrés en nuestra sociedad?

“Vivimos en una sociedad multitarea que nos obliga a afrontar el día como una gymkana de pruebas. Y, por si fuera poco, hoy las jornadas son eternas”, afirma Cecilia Múzquiz, directora de la revista Cosmopolitan. Este modelo de vida dispara el estrés al igual que el dolor físico debido al miedo a la exclusión social.

“Hay que instar a las empresas y a los poderes públicos a un nuevo modelo de sociedad que abogue por la conciliación de segunda generación”, comenta José Luis Casero, presidente de ARHOE. ¡Las cifras son esperanzadoras! Empresas que han apostado por la racionalización de horarios han aumentado su productividad hasta un 19%.

Compartir

Por

Me voy ya ¿os quedáis?

Posted on 1 Minutos de lectura

La escena sonará familiar a la mayoría de lectores. Llega la tarde y, en el trabajo, hay miradas de reojo, buscando señales de que la gente se va a ir. Es como un juego en el que el primero que suelte el bolígrafo, pierde. Cuando varios han iniciado la maniobra de recoger y marcharse, el veto queda levantado y todo el mundo comienza a recoger. ¿No os suena? Aunque siempre hay un audaz que se va siempre a su hora y suelta a los demás esa odiosa pregunta: “me voy ya ¿os quedáis?”.

Es una tendencia muy arraigada en nuestra sociedad la de “calentar la silla” y de dedicar muchas horas al trabajo. Un hábito laboral que no aumenta la productividad, muy al contrario, incide negativamente en la calidad de vida y la motivación. Hoy la tecnología permite implementar flexibilidad y fomentar medidas de conciliación en muchos sectores. Ejemplo de ellas son el teletrabajo o la entrada y salida personalizada. Las empresas que se apuntan tienen beneficios claros en productividad, salud laboral y compromiso de la plantilla con la compañía.

España sigue liderando estadísticas europeas de horas trabajadas, pero eso indica un modo anticuado de producir. ¿Te comprometerías a trabajar menos horas, incluso un día menos, pero eliminando (de verdad) los “cafelitos”, los paseos, los corrillos en la fotocopiadora y los WhatsApp a los amigos? ¿Lo firmas?

Compartir

Por

El cansancio se ve

Posted on 2 Minutos de lectura

El cansancio físico y mental que arrastramos en la vida contemporánea tiene también consecuencias en nuestra imagen personal y, como si fuesen fichas de dominó, impacta también en nuestras relaciones sociales y laborales. Los demás perciben nuestro cansancio y les aporta información negativa sobre nosotros.

La vida es cuestión de prioridades. Cuando el cansancio nos invade nos da pereza situar en los primeros lugares de esa lista actividades rutinarias como ir a la peluquería, limpiar los zapatos, incluso afeitarnos o planchar las camisas. En situaciones como el desempleo resistir a esta espiral de descuido es una de las claves para volver a insertarse en la vida laboral.

Mantener la responsabilidad de nuestra imagen personal nos aportará una carga de energía positiva y nos ayudará a salir de situaciones de estrés o cansancio. Recuerda tres consejos:

Cuida lo pequeño. La imagen se percibe desde los detalles: pelo, uñas, zapatos, etc. Casi todo el mundo se fijará en pequeñas cosas y, a través de ellas, inferirán cosas de ti. Pon atención en esas piezas del puzzle de tu imagen.

Sonríe. La sonrisa es la mejor tarjeta de presentación, como una luz bajo la que te ven los demás.

Acéptate. Todos somos altos, bajos, delgados, gordos… es bueno que intentes mejorar pero, en el camino, acepta que eres imperfecto y muéstrate cómodo con ello. De este modo potenciarás todo lo bueno que hay en ti.

Compartir

Por

El cansancio es contagioso ¡protégete!

Posted on 2 Minutos de lectura

Todos hemos sentido en muchas ocasiones un “algo” indefinible que nos hacía cuesta arriba el acudir a una cita con alguien, sabedores de que nos iba a “dar la chapa” con sus problemas y preocupaciones, siempre distintos pero siempre los mismos. Todos somos culpables de haber preguntado, antes de confirmar la asistencia a una reunión de amigos ¿pero…está fulanito? Hay personas que nos agotan. Hacen que cuando lleguemos a casa nos derrumbemos sobre el sofá, como si viniésemos de correr el Maratón de Nueva York y solo hemos estado tomando unas cañas.

Sucede porque nos contagian el cansancio vital que ellos arrastran. Son capaces de moldear nuestro estado de ánimo y contagiarnos su actitud ante el mundo. No lo hacen de forma consciente, pero resultan dañinos para nuestra energía interior.

Las emociones se contagian. Este es el tema de que estudió con gran éxito Daniel Goleman, psicólogo de la Universidad de Harvard y que publicó en el libro “Inteligencia Social”. Nuestro cerebro, explica, está programado para conectar con los demás por una cuestión de supervivencia de la especie, pero ahora, en el siglo XXI, necesitamos mecanismos para huir de aquellas personas que nos influyen transmitiéndonos su angustia, tristeza, pesimismo o cansancio.

¿Qué podemos hacer? Van tres consejos:

1. Evitarlas. Seguro que no te pillan por sorpresa porque las tienes identificadas. En lo posible evita coincidir con ellas.

2. Ignorarlas. Vale, no has podido evitarlas, pues rodéate de otras personas, ocupa tu atención, no abras una brecha por la que pueda entrar.

3.Defenderte. Si llega a ti a pesar de todo, combate. Sé positivo y no caigas en atacar con las mismas armas. Si te pones borde, contestas con ira o te invade la desgana…¡ya estarás contagiado!

Son solo tres consejos generales, pero seguro que tú tienes consejos particulares ¿Qué haces para evitar contagiarte? ¡Cuéntanos tus trucos!

Compartir

Por

La energía que te mueve para ir a trabajar

Posted on 2 Minutos de lectura

Opción A. Suena el despertador. Lo apagas con una mezcla de fastidio y desidia. Te duchas con desgana agobiándote por las obligaciones del trabajo. No te apetece ir a trabajar y, mucho menos, ver a tus compañeros. Ellos son unos aburridos y tus jefes no te entienden. Hay que ir a trabajar, está claro, porque hay que pagar las facturas. Ojalá te tocase una Primitiva para mandarlos a todos a tomar viento.

Opción B. Suena el despertador. Lo apagas con una mezcla de ilusión y optimismo. Te duchas con ímpetu motivado por las obligaciones del trabajo. Te apetece ir a trabajar y, sobre todo, ver a tus compañeros. Ellos son buena gente y tus jefes te entienden a la perfección. Hay que ir a trabajar porque hay que hacer cosas en la vida, construir algo valioso y de lo que te sientas orgulloso. Ojalá te tocase una Primitiva para poder viajar a tu gusto y hacerte una casa… aunque seguirías yendo a trabajar, porque te encanta.

Los dos párrafos anteriores parodian dos extremos en el inicio del día de un trabajador. La mayoría de nosotros no nos encontramos ni en uno ni en otro, sino en un término medio. Esa es una de las conclusiones del informe People Unboxed de ADP en colaboración con Circle Research centrado en la felicidad y satisfacción en el trabajo.

En el informe se indica que hasta un 51% de los trabajadores encuestados va a trabajar movido por la necesidad vital de pagar aquello que necesita y desea. Un 48%, sin embargo, expresa motivos de carácter personal relacionados con la búsqueda de la realización personal o la felicidad. Este equilibrio de motivaciones constituye un gran desafío para los departamentos de RRHH, porque les presenta dos realidades que deben ser atendidas, cuidadas y satisfechas a la vez.

Los aspectos tangibles e intangibles del trabajo son dos caras de la misma moneda. Seguramente hay pocas personas totalmente A o totalmente B y casi todos somos una mezcla de ambas. El aspecto económico y el de desarrollo personal conviven en nosotros y forman parte de la energía que nos mueve cada mañana.

¿Y tú? ¿Estás más cerca de la A o de la B?

Compartir

Por