MUJER

“Baby Blues”: La cara oculta de la maternidad

Posted on 2 Minutos de lectura

Si pensamos en la maternidad y más concretamente en bebés y madres primerizas, un aluvión de chupetes, biberones, sonajeros y pañales retumbarían en nuestras cabezas. Sin embargo, la maternidad, por suerte o por desgracia, va mucho más allá de carritos de bebé, papillas y lloros. Incluso más allá de temas tan controvertidos y a la orden del día como el poder de decisión de la mujer sobre su propio cuerpo, o el debate acerca de dónde quieren o pueden amamantar las madres a sus pequeños.

La maternidad es, como cualquier otro planteamiento de índole personal y abstracta, una cuestión objeto de juicio de valores, cuyo resultado será una concepción arbitraria, parcial y sobre todo íntima de la misma.

Y es que sus aguas son mucho más profundas y, en ocasiones, más oscuras de lo que a simple vista podemos intuir por su superficie.  El Instituto Nacional de la Salud Mental (NIMH) abordaba en una de sus publicaciones las causas, síntomas y consecuencias de la depresión postparto, así como las diferencias y semejanzas entre este temido trastorno del estado de ánimo y el menos conocido “baby blues” o “tristeza postparto”.

Como común denominador entre ambos padecimientos encontramos sentimientos de preocupación, tristeza y fatiga. Mientras que la diferencia principal entre uno y otro es el grado de gravedad y la habitualidad que revisten tales emociones.

De tal modo, el “baby blues” es más frecuente pero también menos alarmante, caracterizándose por sentimientos leves que afectan hasta a un 80% de las madres. Con una duración que oscila entre una y dos semanas, sus síntomas suelen desparecer progresivamente y por sí solos. Por su parte, el porcentaje de la depresión postparto es bastante inferior, con un 15%. No obstante, los sentimientos de ansiedad y tristeza en ocasiones se tornan extremos, desembocando en otros como desesperanza o vacío, precisándose en atención a la gravedad y a una duración dilatada en el tiempo tratamiento médico.

En cuanto a las causas de dichos padecimientos, estas son diversas y dependientes de las particularidades de cada mujer, sin embargo, una bajada repentina en los niveles de hormonas provocadas por el embarazo y un descanso insuficiente, son motivos  recurrentes.

Queda claro que la maternidad es un tema delicado, motivo de alegrías y en ocasiones de penas, y desde Kómoda nos preguntamos: ¿siempre fue igual? ¿las mujeres de hoy en día, muchas de ellas mujeres TATT, son más propensas a sufrir este tipo de padecimientos que aquellas de generaciones pasadas? ¿y futuras?

Compartir

Por

Conciliación menstrual, ¿es posible en España?

Posted on 2 Minutos de lectura

La menstruación sigue siendo un tabú, signo de vergüenza y pudor en pleno siglo XXI, llegando incluso a convertirse en estigma en numerosos países del globo terráqueo.

El 45% de las españolas afirma que existe tabú en torno a la regla, incrementándose hasta un 65% entre las mujeres entre 18 y 25 años”, según se puede leer en el Estudio sobre Salud Íntima de Intimina.

En la India, por ejemplo, esos días una mujer no puede cocinar o comer con su familia. Para normalizar socialmente este proceso natural, la organización especializada Wash United ha creado pósters para compartir en las redes sociales el 28 de mayo, Día de la Higiene Menstrual.

Por otra parte, la profesora de Historia, Elba Celo, junto a la periodista Marina Lobo recientemente han lanzado el hastag #lareglayyo para naturalizar este hecho y abrir un hilo en el que las mujeres compartan sus experiencias.

Las aplicaciones de calendarios menstruales cada mes alertan a las mujeres sobre la llegada del periodo y con este, el síndrome premenstrual y sus efectos. Las mujeres se enfrentan a dolores tan agudos, clínicamente denominados dismenorrea, que interfieren en sus actividades cotidianas.

A esto, hay que añadir síntomas como el cansancio, la ansiedad, la fatiga y transtornos de sueño durante, al menos, los tres primeros días del ciclo. El Instituto Europeo del Sueño asegura que “entre el 3 y el 8% de las mujeres en edad fértil sufren síndrome premenstrual y, de estas, el 66% padece insomnio premenstrual”.

La cultura de la invisibilización provoca que las mujeres padezcan estos síntomas en silencio. Acallan los dolores con pastillas o remedios naturales, no bajan la guardia en el deporte, acuden al trabajo como si por dentro no tuviesen un devorador de entrañas y, por supuesto, siguen siendo multitasking.

En Japón desde el año 1947 ya se viene concediendo un permiso menstrual. En los últimos años, en Italia se ha comenzado a debatir sobre la posibilidad de ofrecer días de descanso a las mujeres que sufren cólicos menstruales. ¿Llegará a debate este tema en España?

Compartir

Por

El género de las redes sociales

Posted on 2 Minutos de lectura

Los hombres y las mujeres somos iguales, o al menos esa es la premisa que debería regir en nuestra sociedad a efectos prácticos. No obstante, no podría calificarse de absoluto. Existen diferencias, y uno de los ámbitos a través del que podemos hacernos eco de ellas es el tecnológico, concretamente en las redes sociales.  

Es cierto que quien más y quien menos, independientemente de su género, ha coqueteado con las plataformas sociales. Algunos de manera más tímida, limitando su uso al entorno laboral y otros más efusivamente, haciéndolas participes en su intimidad, tal y como es el caso de las parejas hiperconectadas.

Las dudas que nos asaltan son: ¿Cómo interactúan las mujeres en dichas redes? y, comparativamente, ¿cómo es dicha interacción en relación a la de sus compañeros varones?

Un estudio realizado por Adglow, sostiene que el mundo de las redes es un mundo donde predomina el género femenino. Algunos de los datos que avalan esta afirmación son:

  • De los más de 23M de mujeres que se cuentan en España, 12M utilizan redes sociales.
  • Las españolas son las europeas que más se comunican a través de redes sociales.
  • Las mujeres usan un 8% más las redes sociales que los hombres, dedicando a diario cerca de diez minutos frente a los 7 que dedican los hombres.
  • Son más activas que ellos con el resto de usuarios, mayor número de publicaciones (87%).
  • Tienen de media un 8% más de contactos que los hombres.
  • Son las que más buscan inspiración en redes antes de realizar una compra.
  • Expresan sus comentarios y opiniones en las páginas que visitan.

Por otro lado,  datos de un estudio publicado por Brandwatch, sostenía que las mujeres utilizan en mayor proporción las redes sociales de carácter general como Facebook (52%), Twitter (53%), Instagram (53%) o Snapchat (70%). Mientras que las plataformas sociales donde los hombres cuentan con un porcentaje mayor al de las mujeres es Linkedin (60%) y Youtube (52%).

Bajo la luz de los anteriores datos el interrogante que ahora nos planteamos es ¿Dichos datos han de ser entendidos como puntuales, o por el contrario, capaces de trascender del plano bilateral, hombre- mujer, e infiere en la sociedad?

Según los resultados de Adglow la inversión publicitaria de muchas marcas en las redes sociales ha enfocado su planificación a mujeres. Las empresas prefieren invertir más en las campañas dirigidas exclusivamente a ellas (35%) que a las que se dirigen sólo a los hombres (28%). Lo que concuerda con los resultados obtenidos por un estudio de NBCU, “las mujeres son en la actualidad las que marcan las tendencias, de una manera muy especial en las mencionadas redes sociales”.

¿Es cierto? ¿Son realmente las redes sociales un ámbito marcado por el género femenino? o ¿depende de la red de la que hablemos? y si es así, ¿tienen género las redes?

Compartir

Por

¿Por qué elegir entre ser madres o ser profesionales?

Posted on 2 Minutos de lectura

Una de las decisiones más importantes a las que se debe enfrentar toda mujer es el hecho de si quieren ser madres o no. Si determinan que no quieren serlo deberán enfrentarse a los prejuicios sociales y si, por el contrario, su resolución es afirmativa emprenderán un nuevo rompecabezas.

Las actuales jornadas laborales, la lucha incesante contra el techo de cristal y el estrés que produce el multitasking conlleva que ser madre y replantearse el futuro empresarial vayan de la mano en numerosas ocasiones. ¿Por qué son ellas las que aparcan su sueño y su crecimiento profesional a la hora de traer hijos al mundo?

La actual directora operativa de Facebook, Sheryl Sandberg, va más allá y postula que el patrón de conducta les lleva incluso a renunciar antes si quiera de quedarse embarazadas, lo que provoca un retraso sustancial en sus carreras profesionales.

En 2018, el número de mujeres directivas en España se congeló en el 27% y el informe de Grant Thornton, Women in Business: ¿cumplir o liderar?, pronostica un clima de estancamiento y lenta evolución un tanto preocupante.

El documental Madres Trabajadoras también invita al espectador a reflexionar cuando a una de las protagonistas tras finalizar su baja maternal le proponen un ascenso que implica mudarse de ciudad. Ella quiere aceptar ese puesto, sin embargo, su marido no emplea ni dos segundos en pensarlo. Bajo la miopía masculina la respuesta es clara: debe rechazar el puesto sino será una mala madre.

“El 58,1% de las mujeres toman decisiones que implican una renuncia desde que han sido madres y solo el 6,2% de sus parejas ha renunciado”, según el análisis sociológico Somos Equipo.

Y es que la cuestión no debería versar entre elegir ser madre o profesional sino poder ser ambas cosas porque una no tiene por qué limitar a la otra. En palabras de Lady Gaga “si tienes un sueño, lucha por él. Se trata de no darse por vencida”.

Compartir

Por

Las mujeres sufren un 50% más de fatiga que los hombres

Posted on 2 Minutos de lectura

La población femenina sufre un 50% más de fatiga que los hombres debido a problemas de conciliación, la presión social sufrida desde muy jóvenes y la carga física y mental que supone el multitasking sin remunerar. ¿Cómo revertimos esto?

El 80,2% de los españoles considera que las tareas domésticas están repartidas de forma desigual. ¿Cómo resolverlo? Para Casero, presidente de ARHOE, la clave reside en la conciliación de segunda generación que provocará que los hombres asuman la corresponsabilidad doméstica.

La sensación de pérdida de control y la de exclusión representan los grandes miedos que disparan la respuesta de estrés en las mujeres hoy en día, según comenta al documental Kómoda, la vida sin energía, el formador y coach Fernández Macho. Y a esto hay que sumarle la brecha salarial tan ancha entre ambos sexos.

La tasa de empleo con hijos suma otro factor al estrés mental de las mujeres. “Vivimos la experiencia del estrés de forma distinta porque nuestras sensibilidades no son tampoco las mismas. El cerebro femenino es sensible al control, poder y estatus, así como hacia la sensación de rechazo social y exclusión”, detalla Macho.

“Las mujeres desde muy jóvenes sentimos una gran presión social sobre en qué debemos convertirnos y sobre cuál es la medida del éxito y todo ello nos conduce a un perfeccionismo excesivo”, desgrana Cecilia Múzquiz, directora de la revista Cosmopolitan. ¿Por eso hay menos mujeres al mando de empresas?

Compartir

Por

Las mujeres multitasking en lucha permanente contra el estrés

Posted on 2 Minutos de lectura

“Vivimos en una sociedad multitarea que nos obliga a estar continuamente corriendo, saltando en la gymcana de pruebas que nos está poniendo nuestra jornada de 24 horas”, relata la directora de la revista Cosmopolitan, Cecilia Múzquiz.

Un informe de World Economic Forum estima que, de promedio, las mujeres invierten 4,5 horas diarias a trabajos no remunerados mientras que los hombres tan solo destinan 1,5 horas. Esta carga, si hablamos en términos monetarios, supondría el 11% del producto interior bruto global de cara al año 2025.

Y es que las mujeres tienden a actuar de forma multitasking, es decir, ejecutan simultáneamente varias tareas, lo que les lleva a combinar quehaceres laborales, del hogar y faenas invisibles. Estas últimas, implican labores de planificación, organización y toma de decisiones que no son palpables, pero aumentan el estrés y la ansiedad. El trasfondo del multitasking provoca que muchas mujeres se sientan agotadas de forma permanente.

En España, 3 de cada 4 mujeres sufre carga mental, sin embargo, el 40% desconoce el concepto y el 45% nunca ha hablado de ello con otra persona. La  ilustradora francesa, Emma Clit, fue una de las pioneras en visibilizar este término a través de viñetas sobre la vida cotidiana de una mujer en su cómic Me lo podrías haber pedido.

Teniendo presente todos estos datos, no es de extrañar que un informe de SEMERGEN desgrane que las mujeres se sienten más cansadas que los hombres y padecen cansancio combinado, es decir, físico y mental. Ponerse límites es básico para mantener a raya el estrés provocado por las multitareas.

Si hablamos del reparto de tareas domésticas, los hombres participan en las actividades del hogar que son físicas, previsibles y no simultáneas, por lo que su realización tiene un principio y un fin. Son tareas cuantificables y, por tanto, visibles socialmente. Hechos que no ocurren con las féminas multitasking, según el análisis sociológico Somos Equipo de Malas Madres.

¿Has ahogado alguna vez en tu interior la frase “no me da la vida”? Las mujeres multitasking la formulan mentalmente varias veces al día, sobre todo en  picos de estrés cuando la carga sobrepasa lo humanamente soportable. Y aunque a veces les parezca imposible, siempre finalizan las tareas y no es que estén hechas de otra pasta, es que son mujeres. Mujeres imparables. Que el 8 de marzo estarán cansadas, pero no cesan en su lucha. Y la sociedad les debe su reconocimiento.

Compartir

Por