All Posts By REDACCION

Las mujeres sufren un 50% más de fatiga que los hombres

Posted on 2 Minutos de lectura

La población femenina sufre un 50% más de fatiga que los hombres debido a problemas de conciliación, la presión social sufrida desde muy jóvenes y la carga física y mental que supone el multitasking sin remunerar. ¿Cómo revertimos esto?

El 80,2% de los españoles considera que las tareas domésticas están repartidas de forma desigual. ¿Cómo resolverlo? Para Casero, presidente de ARHOE, la clave reside en la conciliación de segunda generación que provocará que los hombres asuman la corresponsabilidad doméstica.

La sensación de pérdida de control y la de exclusión representan los grandes miedos que disparan la respuesta de estrés en las mujeres hoy en día, según comenta al documental Kómoda, la vida sin energía, el formador y coach Fernández Macho. Y a esto hay que sumarle la brecha salarial tan ancha entre ambos sexos.

La tasa de empleo con hijos suma otro factor al estrés mental de las mujeres. “Vivimos la experiencia del estrés de forma distinta porque nuestras sensibilidades no son tampoco las mismas. El cerebro femenino es sensible al control, poder y estatus, así como hacia la sensación de rechazo social y exclusión”, detalla Macho.

“Las mujeres desde muy jóvenes sentimos una gran presión social sobre en qué debemos convertirnos y sobre cuál es la medida del éxito y todo ello nos conduce a un perfeccionismo excesivo”, desgrana Cecilia Múzquiz, directora de la revista Cosmopolitan. ¿Por eso hay menos mujeres al mando de empresas?

Compartir

Por

¿Es el club de las 5 de la mañana la solución a nuestros problemas de sueño?

Posted on 3 Minutos de lectura

Los españoles dormimos un promedio de 6.59 horas, cuando lo recomendable para un adulto es descansar diariamente, como mínimo, 8 horas. Además, si comparamos este dato con la media europea descubrimos que los españoles dormimos, por regla general, una hora menos.

¿Por qué dormimos menos que nuestros vecinos los portugueses o los belgas? Una de las principales causas se debe al huso horario que, al no corresponderse con el de Greenwich, retrasa nuestros ritmos de trabajo, comidas, ocio y sueño. Con el devenir de los tiempos, otro factor ha modificado nuestros relojes biológicos, hablamos pues de la tecnología. La luz azul que emiten nuestros teléfonos y ordenadores y, que con frecuencia consumimos justo antes de dormir, está retrasando nuestro sueño.

El 48% de los encuestados en un estudio de Semergen asegura tener problemas para dormir; casi un cuarto de la población no consigue descansar del tirón por la noche y, otro cuarto, afirma que su sueño no es reparador, lo que provoca que la sensación de cansancio se prolongue. El insomnio de inicio es uno de los factores más comunes entre los españoles puesto que vamos a la cama sin haber desconectado de las preocupaciones tanto familiares como profesionales.

El hecho de tener hijos también afecta al sueño ya que los padres duermen como máximo 6 horas diarias. Y sus hijos, si son adolescentes, tan solo descansan entre 5 y 6 horas cuando deberían dormir entre 8,5 y 9,25 para poder rendir en clase. La falta de sueño merma la capacidad de atención y concentración. Los adolescentes intentan compensar esa carencia semanal durmiendo hasta las 12 o 13:00 horas los fines de semana, sin embargo, lo que están haciendo es someter a sus cuerpos a trastornos propios de un trabajo por turnos, hecho que no es nada saludable.

Por otra parte, las mujeres duermen aproximadamente 20 minutos más que los hombres, aunque esta cifra es insuficiente para su recuperación completa debido a la carga mental que produce el multitasking que les lleva a estar en lucha permanente contra el estrés. Y es que las principales causas de estrés entre los españoles son precisamente: el exceso de actividad o falta de tiempo (50,9%) y problemas de sueño (46,25).

Mantener el jet lag de las redes social a raya, luchar contra el estrés laboral crónico y evitar que entre en tu habitación un elefante llamado “adición a los somníferos” para no entrar en caída libre ha llevado a diversos famosos a entrar en el Club de las 5 am.

Tim Cook, actual director ejecutivo de Apple, y Michelle Obama, entre otros, han adoptado esta nueva filosofía de vida descrita en el libro «The 5 am club» del escritor canadiense Robin Sharma.

Esta disciplina se centra en levantarse a las 5 de la mañana todos los días, lo que permite tener horas suficientes para realizar las tareas diarias programadas sin que queden flecos para el día siguiente; permite, además, dormir las 8 horas recomendadas, aumentar la productividad y, sobre todo, decirle adiós al estrés. Vivir en calma es posible, pero ¿estamos dispuestos a formar parte de este club o la disciplina que requiere será relegada para los propósitos del año próximo?

Compartir

Por

Los españoles dormimos una hora menos que el resto de los europeos

Posted on 2 Minutos de lectura

La mitad de los europeos se sienten cansados en su jornada laboral y la situación en España empeora debido a la falta de sueño. Los españoles descansamos una hora menos que el resto de europeos. Este factor agregado al uso de las TIC, ¿nos lleva al estrés crónico?

La luz azul de las pantallas inhibe la segregación de la hormona del sueño lo que sostenido en el tiempo eleva los niveles de estrés. “El entorno nos exige funcionar al máximo mientras que nuestros estados cerebral y emocional están totalmente desgastados”, explica el formador y coach Leandro Fernández Macho.

El uso excesivo de las TIC y, sobre todo, justo antes de dormir conlleva acciones demoledoras para nuestros cuerpos. Levantarse con la sensación de no haber descansado provoca cambios de humor y afrontar la vida negativamente. ¿Podemos hablar ya de tecnoestrés en nuestra sociedad?

“Vivimos en una sociedad multitarea que nos obliga a afrontar el día como una gymkana de pruebas. Y, por si fuera poco, hoy las jornadas son eternas”, afirma Cecilia Múzquiz, directora de la revista Cosmopolitan. Este modelo de vida dispara el estrés al igual que el dolor físico debido al miedo a la exclusión social.

“Hay que instar a las empresas y a los poderes públicos a un nuevo modelo de sociedad que abogue por la conciliación de segunda generación”, comenta José Luis Casero, presidente de ARHOE. ¡Las cifras son esperanzadoras! Empresas que han apostado por la racionalización de horarios han aumentado su productividad hasta un 19%.

Compartir

Por

Pereza de infidelidad

Posted on 2 Minutos de lectura

La infidelidad forma parte del equipaje de la vida en pareja. Se trata de un tabú execrable desde el principio de los tiempos y que seguimos practicado de manera universal. Pero ¿somos más infieles que nunca? Es complicado definirlo, en torno a la infidelidad hay un floreciente negocio digital que anima periódicamente el debate social con encuestas un tanto tendenciosas.

De esta manera sabemos que los motivos de la infidelidad van desde el cansancio de la vida en pareja, a la curiosidad por otras experiencias o la misma venganza. Sin dejar un buen porcentaje a la mejor razón de todas: “no lo sé”.

También sabemos que el tradicional rol de hombre infiel corre peligro puesto que en las últimas décadas el número de mujeres infieles ha crecido exponencialmente.

Y tampoco debemos olvidar, aquellos otros estudios que certifican el final de la infidelidad romántica por otra más impulsiva y mecánica.

El último estudio que analiza la evolución de la infidelidad en términos generacionales se remonta a 2008 y fue realizado en EEUU. En aquel trabajo se establecía que las parejas analizadas -entre 30-50 años- mostraban menos infidelidades que las de sus padres.

¿La razón del descenso? La múltiple, fácil y excitante oferta de porno aportada por la red que respondía de manera sencilla al impulso mecánico de “querer probar algo distinto”. Así que a falta de nuevos datos que lo desmientan, concluimos que la infidelidad tradicional empieza a dar muestras de cansancio.

Compartir

Por

Tupper vs comida a domicilio, ¿quién ganará en nuestra mesa?

Posted on 2 Minutos de lectura

Un estudio reciente publicado en el portal British Journal of Nutrition advierte que la alimentación en España se está globalizando lo que implica desterrar nuestros hábitos alimentarios saludables basados en productos agrarios de tendencia estacional para adoptar como santa y seña la comida de franquicia.


El triunfo de las franquicias está íntimamente relacionado con el ajetreo de la vida laboral ya que, en numerosas ocasiones, hemos restado tiempo y cantidad de comida al mediodía para seguir tecleando en nuestras pantallas y así poder tachar tareas en esa interminable lista de quehaceres que, a su vez, deriva en horas extra en la oficina día tras día. 


Respetar los horarios es una de las claves para no padecer el denominado estrés laboral crónico, sin embargo, el reloj en España es nuestro talón de Aquiles. El biotecnólogo José Miguel Mulet, advierte que en nuestro país los horarios son muy tardíos por lo que comer poco al mediodía y aumentar la porción en la cena se postula complejo ya que esta fórmula para reducir el cansancio solo funcionaría si cenásemos más temprano. 


Plantearle a los españoles que cenen a las seis de la tarde como lo llevan haciendo siglos los ingleses, alemanes o estadounidense, es poco factible a no ser que se reduzca finalmente la jornada laboral y se establezca la flexibilidad. Mientras este hecho no se convierte en realidad, 22 millones de españoles sucumben a los nuevos canales de comida a domicilio, según el informe de Kantar Worldpanel. 


El consumidor español del siglo XXI cocina menos, no le gusta perder el tiempo fregando y busca a golpe de click en una de sus pestañas del ordenador opciones que le traigan a la mesa comidas saludables mientras continúa enfrascado en la hipertextualidad de su black mirror. 


El envío de comida a domicilio conquista a todos los segmentos de edad, siendo el target de 25 a 34 años (58,2%) el que más apuesta por esta opción a la hora de comer. La tendencia de la comida a domicilio está en alza, sin embargo, todavía hoy en día siete de cada diez españoles elaboran y llevan diariamente su tupper al trabajo. 


La falta de tiempo provoca que la mayor parte de los tuppers que inundan las oficinas contengan pasta (28%), arroz con pollo (21%) o ensalada (21%), lo que a su vez impulsa a 2 de cada 10 trabajadores a sentir envidia del compañero cuya fiambrera esconde un menú elaborado.


Las empresas de comida a domicilio han analizado este problema y han visto cuota de mercado por lo que ya han puesto en marcha el reparto de una amplia variedad de tuppers cuya carta se modifica semanalmente para evitar el cansancio alimentario. 

¿Sucumbiremos a esta nueva moda o destinaremos 15 minutos de nuestra vida a seguir preparando nuestros tuppers?

Compartir

Por

Las mujeres multitasking en lucha permanente contra el estrés

Posted on 2 Minutos de lectura

“Vivimos en una sociedad multitarea que nos obliga a estar continuamente corriendo, saltando en la gymcana de pruebas que nos está poniendo nuestra jornada de 24 horas”, relata la directora de la revista Cosmopolitan, Cecilia Múzquiz.

Un informe de World Economic Forum estima que, de promedio, las mujeres invierten 4,5 horas diarias a trabajos no remunerados mientras que los hombres tan solo destinan 1,5 horas. Esta carga, si hablamos en términos monetarios, supondría el 11% del producto interior bruto global de cara al año 2025.

Y es que las mujeres tienden a actuar de forma multitasking, es decir, ejecutan simultáneamente varias tareas, lo que les lleva a combinar quehaceres laborales, del hogar y faenas invisibles. Estas últimas, implican labores de planificación, organización y toma de decisiones que no son palpables, pero aumentan el estrés y la ansiedad. El trasfondo del multitasking provoca que muchas mujeres se sientan agotadas de forma permanente.

En España, 3 de cada 4 mujeres sufre carga mental, sin embargo, el 40% desconoce el concepto y el 45% nunca ha hablado de ello con otra persona. La  ilustradora francesa, Emma Clit, fue una de las pioneras en visibilizar este término a través de viñetas sobre la vida cotidiana de una mujer en su cómic Me lo podrías haber pedido.

Teniendo presente todos estos datos, no es de extrañar que un informe de SEMERGEN desgrane que las mujeres se sienten más cansadas que los hombres y padecen cansancio combinado, es decir, físico y mental. Ponerse límites es básico para mantener a raya el estrés provocado por las multitareas.

Si hablamos del reparto de tareas domésticas, los hombres participan en las actividades del hogar que son físicas, previsibles y no simultáneas, por lo que su realización tiene un principio y un fin. Son tareas cuantificables y, por tanto, visibles socialmente. Hechos que no ocurren con las féminas multitasking, según el análisis sociológico Somos Equipo de Malas Madres.

¿Has ahogado alguna vez en tu interior la frase “no me da la vida”? Las mujeres multitasking la formulan mentalmente varias veces al día, sobre todo en  picos de estrés cuando la carga sobrepasa lo humanamente soportable. Y aunque a veces les parezca imposible, siempre finalizan las tareas y no es que estén hechas de otra pasta, es que son mujeres. Mujeres imparables. Que el 8 de marzo estarán cansadas, pero no cesan en su lucha. Y la sociedad les debe su reconocimiento.

Compartir

Por

¿Cómo afecta la alimentación al cansancio social?

Posted on 2 Minutos de lectura

Las cifras indican que la obesidad y el cansancio nos van ganando la batalla. No comemos en casa, consumimos productos ya preparados y no realizamos la actividad física recomendada por los expertos. ¿Nos alimentamos mal porque estamos permanentemente cansados o a la inversa?

La comodidad nos aleja de los fogones. Se incrementa el consumo de comida preparada en detrimento de nuestra dieta mediterránea. El 66% de los españoles se decanta por pedir comida a domicilio, cifra que supera incluso a las compras online en supermercados. ¿Tendencia imparable?

Comer fuera de casa no tiene por qué ser sinónimo de alimentarse mal. José Miguel Mulet, profesor de biotecnología en la Universidad Politécnica de Valencia, indica en su intervención para el documental: “si planificamos nuestras comidas con antelación con técnicas que no demanden mucho tiempo podremos conseguir una alimentación con todos los nutrientes necesarios y así lograremos vencer al cansancio”.

Grandes ciudades y jornadas laborales intensas provocan que 6 de cada 10 españoles coma fuera de su casa. A estos factores se une el estrés y la falta de tiempo para desplazarse lo cual impacta negativamente en nuestro rendimiento. ¿Es la eterna pescadilla que se muerde la cola?

“Consumimos menos verduras y hortalizas, cereales de grano entero o frutos secos y buscamos otras alternativas que puedan satisfacer momentáneamente las necesidades de nuestro organismo, en muchos casos por comodidad”, señala en su entrevista para el documental, Kómoda, la vida sin energía, Ramón De Cangas, dietista-nutricionista y doctor en Biología Molecular.

Ramón de Cangas contesta

Compartir

Por

Pan y rosas

Posted on 1 Minutos de lectura

El origen del 8 de marzo como Día Internacional de la mujer está relacionado con el movimiento obrero. En 1908, la muerte de 146 trabajadoras en huelga de la empresa textil Cotton de Nueva York, marca en rojo la fecha del calendario.

Aquellas mujeres que murieron calcinadas por las bombas incendiarias con las que los rompehuelgas intentaban disuadirlas de seguir con el paro que protagonizaban son un hito en la larga historia de feminismo y derechos laborales.

Las mujeres de Cotton solicitaban una rebaja de la jornada laboral de 12 horas y unos salarios un poco más dignos. Sus reivindicaciones se enmarcaban en la imposible conciliación de sostener una familia y hacer frente a sus responsabilidades como trabajadoras.

111 años después, las mujeres siguen teniendo motivos para estar cansadas. Cansadas de que proclamas históricas como aquel “Pan y Rosas” que clamaban en el lejano 1908 no hayan calado en todas las conciencias. Cansadas de tener que demostrar siempre un poco más de lo que establece la lógica de lo políticamente correcto.

8 de marzo de 2019, las mujeres están cansadas, pero no se paran.

Compartir

Por

La evolución del sexo

Posted on 2 Minutos de lectura

El ser humano tiene una característica social intrínseca que le ayuda a sobrellevar la soledad y a sentir la pertenencia a un grupo. Como es natural, tiende a adaptarse al entorno en el que se encuentra, pero ¿qué pasa cuando el entorno ofrece tantas posibilidades como puedas imaginar?

Si las abuelas vieran hoy en día alguno de los documentales que vemos sobre sexo estarían escandalizadas. Antes no se demostraba efusivamente el amor en público, no se enviaban fotos de desnudos (tampoco había smartphones), no se compraban casi juguetes eróticos (y si lo hacían no presumían de ello) y mucho menos se participaba en juegos de rol o quedadas grupales. ¡Hoy en día hasta Romeo y Julieta están en Tinder!

Ahora existe la opción de estar con alguien que acompañe y que satisfaga nuestras necesidades sin tener que esforzarnos lo más mínimo; si se quiere –y uno se lo puede permitir económicamente hablando– tenemos al alcance de la mano la posibilidad de comprar un muñeco o una muñeca personalizada en base a nuestros gustos personales; alguien que nos espera en casa cuando volvemos, que escucha y da conversación además de satisfacernos en la cama. Si buscas una pareja ideal, sólo tienes que pedirla por Internet.  

Parece que existe un cansancio generalizado por tener que esforzarnos en conseguir satisfacer las necesidades de una relación clásica de pareja. No queremos perder el poco tiempo de ocio del que disponemos en tener que “luchar” para mantener la chispa del noviazgo o matrimonio. ¿Cuál será el futuro? ¿Sexualmente hablando, ¿nos decantaremos también por las opciones más fáciles? ¿Buscamos simplemente sexo sin tener que dar nada a cambio?

Compartir

Por

Hombres miopes sobre igualdad

Posted on 1 Minutos de lectura

La tradición oral del refranero dice aquello de “el mundo es del color del cristal con que se mira”. Hace unos años, la neurociencia demostró que los sentidos nos engañan y que los prejuicios que tenemos alteran nuestra forma de ver físicamente el mundo. Los estereotipos que tenemos filtran nuestra manera de ver las personas e interactuar con ellas. Digamos que “así te veo, así te trato”. Este estudio se publicó en Nature Neuroscience.

Según una encuesta de AEDEMO 1 de cada 3 hombres “cree” que no hay desigualdad de género. ¿Cómo es posible que una realidad tan evidente no sea percibida de manera directa por el 35% de los hombres? Sin duda los prejuicios nos limitan también a la hora de percibir e interpretar la realidad en la igualdad de género. Hay algunas cosas que pueden hacerse para cambiar esa mirada y que la situación de desigualdad sea percibida.

Ser ejemplar. Que nuestra manera de hablar y comportarnos, en la vida personal y laboral hable de nuestro compromiso con la igualdad.

Ser firme. Oponerse a burlas y comentarios sexistas o que refuercen estereotipos.

Ser responsable. Saber que nuestras acciones, por pequeñas que sean, colaboraran en construir una sociedad dónde las niñas no nazcan en desventaja.

Cambiar la mirada de ese porcentaje “miope” sobre este tema es uno de los retos que debemos superar día a día.

Compartir

Por