“Parejas hiperconectadas”

Posted on 3 Minutos de lectura

Parece que no se puede vivir si no es pegado a una pantalla. La usamos constantemente para informarnos de todo lo que pasa en el mundo,  nos distrae del momento presente y produce ansiedad, estrés y cansancio. Es difícil mantener una relación estable, que requiere esfuerzo y dedicación por ambas partes, cuando estamos tan sobresaturados de información que aún intentando filtrarla sobresale del cuenco.

Al igual que pasaba con la trampa del ocio negocio, el Smartphone nos ayuda a estar informados las 24 horas del día pero, lo que muchas veces no se piensa es que, también estamos comunicando información sobre nosotros mismos. Esto afecta de forma directa a las relaciones de pareja, que se ven obligados a adaptarse a esta nueva forma de entender el día a día, lo que nos lleva a catalogar a las parejas en estos tres tipos:

Social addicts: incluimos aquí a los que se mueven en el mundo digital y gestionan sus perfiles personales participando activamente de las posibilidades que las redes sociales ofrecen. Es el caso de muchos nativos digitales a los cuales se les reconoce principalmente por dos motivos:

  • Dejan claro en sus biografías o en su perfil que tienen una relación de pareja, ya sea con una frase, una fecha acompañada de algún emoji o una imagen de perfil compartida.
  • Muestran su relación a través de conversaciones constantes en sus publicaciones, participando en sorteos para dos personas y dando like a todo lo que suba su pareja.

Cuando se rompe este tipo de relación, es habitual que se elimine todo rastro de fotos, videos, comentarios y demás aspectos en común de ambos perfiles. Esta acción ya se ha etiquetado con el nombre de “ghosting”, que no es otra cosa que acabar la relación sin tener una conversación al respecto. Simplemente como si se hubiese evaporado.

Surviving: son esas parejas que interactúan entre ellas en redes sociales  pero no lo hacen de forma tan constante ni tan directa. Podemos saber que son pareja entrando en sus perfiles, pero son más discretos y prefieren la comunicación privada en vez de pública. Esta es la opción mayoritaria en las relaciones de la generación X y de algunos Millenials que intentan sobrevivir en el mundo digital.

Not so weirdos: relaciones en las que aún teniendo redes sociales no hay interacción, mención o  publicaciones sobre la pareja. Se mantienen el uno al otro como “uno más de la comunidad”. Son esas parejas que aunque sabemos que lo son porque les conocemos, no lo sabríamos si solo pudiéramos ver sus perfiles sociales. Es habitual en parejas consolidadas que no buscan la aprobación de la comunidad, por lo que utilizan las redes como información sobre su círculo social y no suelen participar en sorteos o concursos.

Cuando se acaba la relación nadie se da cuenta porque no cambia nada o casi nada en sus perfiles. 

Y tú, ¿en qué grupo te identificas? ¿Crees que la tendencia se dirige hacia los social addicts?

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No Comments Yet.