La erótica de los emojis

Posted on 2 Minutos de lectura

“En todo encuentro erótico hay un personaje invisible y siempre activo: la imaginación”, escribía el autor mexicano Octavio Paz. El imaginario juega un papel trascendental en la erótica sexual y, desde el año 2011, los emojis vienen a ser los nuevos preliminares.

La inmediatez y el cansancio provocan que nos dé más pereza escribir por lo que nos lanzamos a los brazos de los emoticonos. En la actualidad, el lenguaje universal tiene forma de carita o de corazón por eso ya se ha establecido el 17 de julio como el Día Mundial del Emoji.

Si observamos las cifras en las redes sociales apreciamos, por ejemplo, que se comparten al día más de 700 millones de emojis en Facebook. Y es que el arte de los emojis invade nuestro día a día, es decir, perfilan nuestra forma de comunicarnos; con quién hablamos pero también cómo hablamos. 

El flirteo ha dado un giro de 360º en nuestro siglo porque vivimos atragantados por los Smartphone. Los usuarios de aplicaciones como Tinder aumentan y, por ende, también lo hacen los emoticonos. Este año, sin ir más lejos, dicha app ha incluido 59 nuevos iconos para integrar a las parejas interraciales y a las personas discapacitadas. Asimismo, esta aplicación aporta en un informe de 2018 como datos curiosos que: los lunes son el día favorito de los usuarios para estar conectados y la hora punta son las 10 de la noche. Asimismo, los emoticonos más populares entre los españoles para ligar, contra todo pronóstico, no son los que evocan a partes del cuerpo, posturas o actos sexuales sino que son:

🍻 Cervezas brindando
😉 Cara con guiño
😊Sonrisa
📍 Pin de localización
🚭 No fumar
🌍 Bola del mundo
🍷 Copa de vino
😂 Llorar de risa
🎶Notas musicales
Balón de fútbol

El doble sentido juega a favor a la hora de encender la llama. “El instinto erótico pertenece a la naturaleza original del hombre. Está relacionado con la más alta forma de espíritu”, relataba el psicoanalista suizo Carl G. Jung.

Pero, al igual que hay varios tipos de parejas hiperconectadas, también hay variedad en la expresividad sexual. Para los que prefieren ser más directos, la web de Flirtmoji permite descargar emojis más realistas y, para los que les da más vergüenza, pueden seguir la guía de Tinder.

La cuestión es, ¿realmente nos pone cachondos ver en nuestras pantallas un melocotón o una berenjena mientras mantenemos una conversación hot? ¿Los emojis ayudan a reforzar el discurso sexual o borran de un plumazo todo tipo de erotismo?