Tupper vs comida a domicilio, ¿quién ganará en nuestra mesa?

Posted on 2 Minutos de lectura

Un estudio reciente publicado en el portal British Journal of Nutrition advierte que la alimentación en España se está globalizando lo que implica desterrar nuestros hábitos alimentarios saludables basados en productos agrarios de tendencia estacional para adoptar como santa y seña la comida de franquicia.


El triunfo de las franquicias está íntimamente relacionado con el ajetreo de la vida laboral ya que, en numerosas ocasiones, hemos restado tiempo y cantidad de comida al mediodía para seguir tecleando en nuestras pantallas y así poder tachar tareas en esa interminable lista de quehaceres que, a su vez, deriva en horas extra en la oficina día tras día. 


Respetar los horarios es una de las claves para no padecer el denominado estrés laboral crónico, sin embargo, el reloj en España es nuestro talón de Aquiles. El biotecnólogo José Miguel Mulet, advierte que en nuestro país los horarios son muy tardíos por lo que comer poco al mediodía y aumentar la porción en la cena se postula complejo ya que esta fórmula para reducir el cansancio solo funcionaría si cenásemos más temprano. 


Plantearle a los españoles que cenen a las seis de la tarde como lo llevan haciendo siglos los ingleses, alemanes o estadounidense, es poco factible a no ser que se reduzca finalmente la jornada laboral y se establezca la flexibilidad. Mientras este hecho no se convierte en realidad, 22 millones de españoles sucumben a los nuevos canales de comida a domicilio, según el informe de Kantar Worldpanel. 


El consumidor español del siglo XXI cocina menos, no le gusta perder el tiempo fregando y busca a golpe de click en una de sus pestañas del ordenador opciones que le traigan a la mesa comidas saludables mientras continúa enfrascado en la hipertextualidad de su black mirror. 


El envío de comida a domicilio conquista a todos los segmentos de edad, siendo el target de 25 a 34 años (58,2%) el que más apuesta por esta opción a la hora de comer. La tendencia de la comida a domicilio está en alza, sin embargo, todavía hoy en día siete de cada diez españoles elaboran y llevan diariamente su tupper al trabajo. 


La falta de tiempo provoca que la mayor parte de los tuppers que inundan las oficinas contengan pasta (28%), arroz con pollo (21%) o ensalada (21%), lo que a su vez impulsa a 2 de cada 10 trabajadores a sentir envidia del compañero cuya fiambrera esconde un menú elaborado.


Las empresas de comida a domicilio han analizado este problema y han visto cuota de mercado por lo que ya han puesto en marcha el reparto de una amplia variedad de tuppers cuya carta se modifica semanalmente para evitar el cansancio alimentario. 

¿Sucumbiremos a esta nueva moda o destinaremos 15 minutos de nuestra vida a seguir preparando nuestros tuppers?