Pereza de infidelidad

Posted on 2 Minutos de lectura

La infidelidad forma parte del equipaje de la vida en pareja. Se trata de un tabú execrable desde el principio de los tiempos y que seguimos practicado de manera universal. Pero ¿somos más infieles que nunca? Es complicado definirlo, en torno a la infidelidad hay un floreciente negocio digital que anima periódicamente el debate social con encuestas un tanto tendenciosas.

De esta manera sabemos que los motivos de la infidelidad van desde el cansancio de la vida en pareja, a la curiosidad por otras experiencias o la misma venganza. Sin dejar un buen porcentaje a la mejor razón de todas: “no lo sé”.

También sabemos que el tradicional rol de hombre infiel corre peligro puesto que en las últimas décadas el número de mujeres infieles ha crecido exponencialmente.

Y tampoco debemos olvidar, aquellos otros estudios que certifican el final de la infidelidad romántica por otra más impulsiva y mecánica.

El último estudio que analiza la evolución de la infidelidad en términos generacionales se remonta a 2008 y fue realizado en EEUU. En aquel trabajo se establecía que las parejas analizadas -entre 30-50 años- mostraban menos infidelidades que las de sus padres.

¿La razón del descenso? La múltiple, fácil y excitante oferta de porno aportada por la red que respondía de manera sencilla al impulso mecánico de “querer probar algo distinto”. Así que a falta de nuevos datos que lo desmientan, concluimos que la infidelidad tradicional empieza a dar muestras de cansancio.

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No Comments Yet.