Pan y rosas

Posted on 1 Minutos de lectura

El origen del 8 de marzo como Día Internacional de la mujer está relacionado con el movimiento obrero. En 1908, la muerte de 146 trabajadoras en huelga de la empresa textil Cotton de Nueva York, marca en rojo la fecha del calendario.

Aquellas mujeres que murieron calcinadas por las bombas incendiarias con las que los rompehuelgas intentaban disuadirlas de seguir con el paro que protagonizaban son un hito en la larga historia de feminismo y derechos laborales.

Las mujeres de Cotton solicitaban una rebaja de la jornada laboral de 12 horas y unos salarios un poco más dignos. Sus reivindicaciones se enmarcaban en la imposible conciliación de sostener una familia y hacer frente a sus responsabilidades como trabajadoras.

111 años después, las mujeres siguen teniendo motivos para estar cansadas. Cansadas de que proclamas históricas como aquel “Pan y Rosas” que clamaban en el lejano 1908 no hayan calado en todas las conciencias. Cansadas de tener que demostrar siempre un poco más de lo que establece la lógica de lo políticamente correcto.

8 de marzo de 2019, las mujeres están cansadas, pero no se paran.