Romeo y Julieta están en Tinder

Posted on 1 Minutos de lectura

La revolución tecnológica ha afectado a todos los rincones de nuestra vida. Trabajamos distinto, comemos distinto, compramos distinto y…ligamos de forma diferente, no solo a nuestros padres y abuelos, sino a cualquier otra generación humana.

Al principio fueron los chats ¿recuerdas? La emoción de charlar en el anonimato, libre y sin complejos. Después llegó el Messenger y el desembarco de las Web Cam ¡cuantas posibilidades! Hoy dominan las plataformas de contactos y las aplicaciones móviles que nos permiten escoger a quien abrimos las puertas de nuestra vida con un click.

Las APP de contactos han traído inmediatez, cantidad, variedad y cero compromiso. Pero ¿qué hemos perdido en el camino? Quizás la lentitud del pasado, el cortejo gradual, nos aportase una satisfacción que no podemos encontrar en internet.

Ha cambiado la forma, pero quizás no el fondo. Seguimos necesitando gustar, encontrar un modo de llamar la atención, presentar la mejor versión de nosotros mismos y, realmente, seguimos jugando el eterno juego de la seducción, aunque las cartas sean diferentes.

Hoy Romeo no tendría que buscar secretamente a Julieta bajo su balcón en el palacio Capuleto. Hoy “swipearía” en Tinder hasta encontrarla, le daría un “superlike” y esperaría, con el corazón acelerado, la llegada de un “match”.

Y tú ¿subes a los balcones digitales o eres de los que echan de menos los analógicos?