Descansar de uno mismo

Posted on 1 Minutos de lectura

Al igual que en fin de año hay un mensaje clásico que se repite hasta el infinito, “feliz año nuevo lleno de alegría y prosperidad, etc. etc.” cuando llega el fin de semana hay otro que es el rey del WhatsApp. Es corto, directo, imperativo. Seguro que les suena: “descansa”.

Eso te dicen: descansa. Hay que descansar del trabajo, del colegio, de los atascos, del autobús que no llega, de las clases de zumba, del cursillo de inglés o de las mil obligaciones semanales. Pero lo que no está claro es cómo hacerlo. Algunos optan simplemente por cambiar de actividades, lo que es casi decir cambiar de cansancio. El lunes están igual de reventados pero, al menos, es por cosas diferentes.

Lo que pocos se plantean es “descansar de uno mismo”. Olvidarse de fotitos, comentarios, mensajes, llamadas. Apartar la envidia por lo que otros hacen, salir de la corriente de la actualidad, apagar todo lo irrelevante y quedarse a solas con uno mismo sin hacer nada, sin exigirte nada, sin examinarte. Descansando de ser tú mismo. Es renovador y recarga la energía.

¿Y tú? ¿Qué haces para descansar de ti mismo?